Quantcast

domingo, 8 de septiembre de 2013

El libro electrónico VS el libro físico



                                                       Tecnología versus tradición: 










lector electrónico de ebooks       VSlibro físico


En vista al gran éxito que están teniendo en Internet los libros en formato digital o ebooks muchos se cuestionan acerca del futuro del libro tradicional de papel, y se preguntan si desplazado por las nuevas tecnologías, algún día llegará a desaparecer. Este tema ha sido objeto de intensas polémicas en los medios de comunicación tanto radiales y televisivos, como en la prensa escrita.Aunque muchas personas se preocupen en virtud de la controversia al respecto generada por los medios, el libro tal y como lo conocemos no desparecerá, está respaldado por muchos siglos de sólida tradición, desde los albores de la humanidad existe como modo de expresión del pensamiento humano y su principal objetivo es preservar y trasmitir toda cultura y conocimiento humanos.


Ha pasado por muchas etapas, desde las pinturas rupestres del paleolítico, anteriores al surgimiento de cualquier forma de escritura,  cuyas primeras expresiones fueron los caracteres cuneiformes de los sumerios, la escritura jeroglífica de los egipcios, los ideogramas de la escritura china, y los códices mayas; ha recorrido un largo camino desde el paleolítico a la contemporaneidad, a través de los más disímiles materiales que le han servido de soporte: piedra, arcilla, huesos de animales, cerámica, caparazones de tortuga, marfil, madera, tablillas enceradas, planchas de plomo, pieles curtidas, corteza de árbol, vitela, pergamino, y finalmente el papel.

En los albores de la historia del libro la función de los libros estaba ligada fundamentalmente a la religiosidad y la economía. En la antigüedad los libros eran escritos a mano en grandes pergaminos que eran custodiados en bibliotecas, como la de Pérgamo y Alejandría, de la cual se dice que contenía todo el saber que poseía la humanidad en esos tiempos.

 La milenaria cultura china jugó un papel preponderante en la historia del libro, ya que inventaron la imprenta, el papel y la tinta e imprimieron el primer libro en el año 868 d. C. mediante bloques de madera grabados.
En el medioevo, los libros eran manuscritos e ilustrados a mano en por monjes escribanos en los claustros de los monasterios, que tenían el poder para realizar esos pequeños milagros. Por tanto los limitados ejemplares que se podían realizar a través de este método eran escasos y muy costosos. 

Pero no fue hasta el siglo XVIII, después del surgimiento de la industria, la revolución francesa y el surgimiento del movimiento humanista, cuando la invención de la imprenta de caracteres móviles y el desarrollo del papel que el libro abarató sus costes y se puso al alcance de todos convirtiéndose en mercancía y estuvo al alcance de todo el mundo.

                                              Desventajas del libro de papel:

 En su contra el libro físico se puede decir que está sujeto a robos, pérdidas y deterioro. Al ser orgánico, está expuesto a muchos factores que posibilitan su estropeo, como el polvo, la humedad, el calor, las polillas y otras clases de insectos, incluso roedores y el paso implacable del tiempo.

El libro de papel conlleva a un gasto de recursos que influyen negativamente en la ecología del planeta, como la deforestación consecuencia de la tala de árboles para obtener materia prima para fabricar papel,  aunque también a podemos hablar positivamente de muchas editoriales que utilizan material reciclado para producir sus libros. La industria editorial ocasiona gastos de productos químicos para obtener tinta y barnices empleados en la impresión de textos e ilustraciones, cartón y plástico para las cubiertas, todo lo cual se evita si se lee en formato digital o se escucha un audiolibro.

                                                     Ventajas del libro físico: 

Entre las ventajas del libro físico podemos contar el encanto que posee para los coleccionistas hallar un ejemplar raro y valioso, o una primera edición antigua, o incluso algún libro manuscrito que sea un verdadero tesoro museable.
 El hecho de poseer en casa una nutrida biblioteca, cuyo objetivo no sea meramente decorativo, habla acerca de sus habitantes, como personas mediamente instruidas o francamente intelectuales.

Poseer un ejemplar autografiado por el autor, es algo que muchos lectores empedernidos persiguen, algo que colma un libro de magia, y no creo que ese contacto personal del autor con sus lectores el día del lanzamiento de la primera edición de su libro, en que garabatea su firma o una dedicatoria pueda ser sustituido por aplicaciones de Internet que permitan al autor firmar sus libros a distancia. La tecnología aísla, crea distancias y posee una frialdad que no está presente en las páginas de un libro real. El papel es cálido y grato, el libro tiene una suerte de poesía, es un objeto real y tangible, que contenta los sentidos, a través de esa magia indescriptible que todo lector disfruta en el olor a papel nuevecito, recién salido de la imprenta que te envuelve cuando te sumerges en la lectura. Esa sensación táctil cuando pasas las páginas y sientes en la yema de los dedos la suave textura del papel, el vibrante colorido de las ilustraciones, las caratulas bellamente decoradas, plastificadas y brillantes, los lomos perfectos de aquellos volúmenes cuya  encuadernación de coleccionista es suave y acolchonada, decorada con letras doradas.

El libro es un objeto de arte, además del escritor, participan en su creación numerosos profesionales del diseño, la fotografía y la ilustración, además de los profesionales del sector editorial, que participan en la corrección, maquetación, edición, encuadernación e impresión y que hacen posible que el libro llegue a manos de sus lectores, como producto mercantil.

                                                           El libro electrónico:

 La historia del ebook o libro digital apenas tiene poco más de cuarenta años. Surge en el año 1971, a través del Proyecto Gutenberg, que comienza a desarrollar una biblioteca digital gratuita con obras de dominio público. Pero no es hasta 1981, que sale a la venta el primer libro electrónico: Random House’s Electronic Dictionary.
Sin embargo,  el verdadero auge del ebook no llega hasta el 2001, precedido de algunos factores que hicieron posible su éxito actual, como fueron el desarrollo global de la “red de redes”, el crecimiento de la industria electrónica, el avance de la tecnología, que permitió reducir el tamaño de los chips y componentes de los ordenadores, abarató costes, e hizo posible la venta masiva de computadores personales o PCs.
Un pionero de la venta de libros en formato digital fue el novelista Stephen King que lanzó a la venta en Marzo de 2001, a través de la red, su novela “Riding the bullet”, abriéndose paso a un nuevo mercado, que fue aprovechado por diferentes editoriales que crearon tiendas virtuales para la venta de libros en formato digital.
En la primera década del siglo XXI surgen los primeros dispositivos portátiles destinados exclusivamente a la lectura de libros en formato digital, los e Reader, o lectores electrónicos.
La aparición de estos en los mercados hicieron posible la lectura más cómoda del libro digital gracias escaso peso y pequeño formato de los mismos que emulan a un libro real y  la invención de la tecnología de la tinta electrónica que permite crear pantallas planas delgadas y flexibles, de tres milímetros de espesor, conocidas como papel electrónico.

                                                         Ventajas del libro electrónico:

 Una de las principales ventajas del lector de libros digitales es la lectura cómoda. Los e Readers no emiten luz propia, y permiten la lectura prolongada sin cansancio o daño alguno para la vista. Permiten aumentar el tamaño de las fuentes, tiene la posibilidad representar imágenes con alta resolución y recientemente cuenta con la posibilidad de reproducir contenido multimedia en forma de imágenes en movimiento y en color. Incluso tienen reproductores de audio por si gustas de escuchar música cuando lees.
Un libro electrónico tiene la posibilidad de almacenar cientos de libros digitales, en un dispositivo cuyo peso no excede los 200 gramos, cosa que desde la visión de un hombre de cualquier época anterior podría parecer un acto de hechicería o pura y simple magia. 
Una las características que hacen interesante al e Reader es la accesibilidad, ya que cuenta con la posibilidad de leer cualquier tipo de texto en cualquier lugar, y de conectarse a portales dedicados a la venta de libros, páginas de internet desde las cuales se pueden descargar libros de manera gratuita y publicaciones seriadas convencionales como periódicos y revistas que han sido convertidas a formato digital. Además de la posibilidad de enriquecimiento del texto a través de enlaces multimedia. Algunos modelos cuentan con la posibilidad de hacer anotaciones y comentarios al margen de los textos.
 El e Reader posee portabilidad, poco peso, tamaño reducido, cabe cómodamente en un bolso de mano y podemos llevarlo a todas partes.
El auge del libro electrónico hace posible una reducción del consumo de papel y tinta, que hará que disminuya la tala de árboles y estos recursos renovables puedan ser utilizados de manera más sabia.
 La mejor ventaja del libro electrónico es la de compartir, puedes pasar a otros una copia de tus libros con los comandos copiar y pegar, sin necesidad de perderlo si lo prestas como sucede con los libros reales, y que es la gran pesadilla de los amantes de los libros, que se niegan rotundamente a prestarlos, ya que la norma general es que jamás te lo devuelvan.
 Los dispositivos portátiles para la lectura de ebooks consumen muy poca energía, al no emitir luz propia, y el único gasto está generado al pasar página, por tanto la batería tiene una duración muy prolongada.

                                                       Desventajas del libro electrónico:

 Elevado precio de los dispositivos actuales, que posiblemente bajará en un futuro no muy lejano debido a la competencia.
Posibilidad de aumentar la contaminación ambiental, debido a la sociedad de consumo que hace que cambiemos los modelos de los equipos lo más rápidamente posible, a la posible rotura o desgaste que hará que se conviertan en desechos electrónicos que terminen en vertederos o incinerados, produciendo emisiones dañinas para el medio ambiente.
Pérdida de control comercial de la obra, debido a la facilidad de copia, tanto legal como no autorizada de los documentos, que es un arma de doble filo, por un lado nos permite compartir y por otro genera pérdidas a las titulares de los derechos de autor.
Posibilidad de perder los archivos sino haces copias de seguridad, debido a cualquier accidente o rotura de los medios electrónicos o unidades de almacenamiento como son los discos duras, memorias flash o tarjetas de memoria.

El futuro de ambos, del libro tradicional y el ebook apunta hacia el desarrollo de la tecnología que avanza a pasos agigantados. Aún los lectores electrónicos son dispositivos muy jóvenes, nadie sabe qué puede pasar en un futuro. Lo que yo veo venir, es que cada vez las distancias entre ambos se hagan más cortas, la tecnología de tinta electrónica en un futuro podría evolucionar y extenderse a periódicos, revistas y otro tipo de publicaciones de forma habitual. Esto será posible cuando se hayan reducido los costes y se haya mejorado la tecnología del papel electrónico en color. Podría incluso llegar a utilizarse de forma desechable.
 Quizás el verdadero futuro del libro sea el encuentro de las dos cosas, el libro tradicional y la tecnología. Quizás los avances científicos conduzcan a un punto en que se reduzcan las distancias entre ambas cosas, de manera que surja un hibrido. Un libro digital físico de larga duración, hecho de  papel flexible creado a partir de polímeros plásticos con tinta electrónica, no contaminante ni orgánico.  ¿A dónde nos conducirá la tecnología? Nadie podría decirlo con seguridad, ni siquiera los más eruditos  futurólogos que solo pueden hacer conjeturas. Lo cierto es que algo asombroso pasará.

 Para mí no es importante el resultado de esta controversia, ambos, el libro digital y el libro tradicional son soportes respetables para la difusión del producto cultural que es la obra escrita. No importa cuál sea la elección que hagamos a la hora de leer un libro, lo verdaderamente importante es la lectura, porque a mi juicio, es mucho más preocupante que el futuro del libro el futuro del lector. 
 Lo que es realmente preocupante para la industria del libro es la falta de hábito de lectura en las generaciones futuras ya que la verdadera razón de ser de cualquier clase de libro es el consumidor. Un libro no puede existir sino hay quién lo lea, no tiene motivo ni razón de ser y yo me pregunto:  ¿Cómo será el futuro impuesto por el síndrome de la prisa, por la nerviosidad de estar cada vez más estresados y preocupados por la vida material, las crisis económicas y las exigencias del mercado de consumo? ¿Cuál será el futuro de la  lectura y los lectores cuando desde ya al escribir para internet los textos que se exigen son cada vez más cortos y condensados?

¿Cómo será el mundo luego de diez generaciones de niños criados en soledad por ordenadores, televisores, videojuegos, celulares y redes sociales? ¿Más tecnológico y  científico? ¿Más orientado hacia el mundo material que el espiritual? ¿Más frío?

¿Desaparecerán el arte, la creatividad, la imaginación, la poesía y los libros? ¿Desaparecerán los juegos y las canciones tradicionales? ¿En el próximo siglo leerá alguien “El Quijote”?  ¿Sabremos quién era Lorca, Neruda, Cervantes, Borges, o Sor Juana Inés de la Cruz? ¿Habrán libros, tal y como los conocemos hoy? ¿O estarán relegados a los templos silentes de los grandes museos o en el armario de la abuela con olor a naftalina?

 Los invito a que reflexionen sobre ello como padres y abuelos, y que ayuden a fomentar en nuestros niños el hábito de lectura y el amor por el  libro, esa maravilla de todos los tiempos,  transmisor de cultura y sabiduría, vehículo de fantasía y creatividad, que cultiva la  la imaginación y hace de todos nosotros, los ávidos lectores, seres más cultos y sensibles. Seamos responsables de que nuestros hijos enseñen lo mismo a nuestros nietos para que prevalezca el libro, que ha estado en la vida humana durante más de cinco mil años, hagámoslo como un homenaje a todos nuestros precursores, al legado de las generaciones anteriores que han dedicado sus vidas al estudio y la investigación para dejarnos como patrimonio a las generaciones próximas todo el caudal de sabiduría que atesora la humanidad.

 !Hagamos posible un mejor futuro para el libro en las generaciones venideras!

 Fuente:
 Enciclopedia libre Wikipedia.org.







Imprimir entrada